I Concurso de Tapas del Curso de Cocina de Guadarrama

Innovación, creatividad, presencia y fundamentalmente sabor es lo que ha valorado GanadorWel jurado del I concurso de tapas celebrado en el desarrollo del curso de Cocina de Guadarrama y en el que ha resultado vencedor el alumno Carlos Cruz Nombela, con su propuesta llamada Panko de langostinos y verduritas.

Una deliciosa salsa de papaya, wasabi y alguna cosita más, sobre la que se presentaba un langostino y verduras en el punto ideal de tempura, que ha conseguido poner de acuerdo a un jurado compuesto por profesionales de la cocina, entre los que se encontraban restauradores de Guadarrama Gastronómica, y clientes con buen paladar.

El objetivo era que los alumnos del Curso de Cocina de Guadarrama, sin la ayuda de su profesor, demostraran que a estas alturas de aprendizaje ya son capaces no sólo de cocinar bien sino de construir, innovar y sorprender a la hora de presentar sus creaciones, enfrentándose además, al más puro estilo de los concursos televisivos, a los más exigentes.

El resultado no ha defraudado, con mayor o menor gloria creativa, con apuestas más tradicionales comparadas con otras atrevidas en su forma y combinación de sabor, con errores y aciertos, y con la evaluación que resulta de exponerse al criterio de quienes adquieren licencia para cuestionar, todos han pasado la prueba y todos han recibido con deportividad su diploma.

GANADORESAdemás de la propuesta vencedora, el jurado ha seleccionado en segundo y tercer puesto, respectivamente, la tapa Pollo confit con fruta y menta fresca y la tapa MaryTerra.

El premio, además de un diploma, una original medalla realizada en chocolate y bañada en oro, plata y bronce comestibles con un irresistible aroma.

Un concurso con una decisión difícil para el jurado, puesto que los participantes han luchado por complicar la elección, intentando ofrecer la mejor propuesta. Como todos no podían ganar… la próxima vez no queda sino superarse a sí mismo y buscar el equilibrio para obtener la perfección, porque ese es uno de los baluartes que se impulsan desde Guadarrama Gastronómica para garantizar la calidad de la que siempre se hace gala y que, como no podía ser de otra forma, se exige en el curso de Cocina con el que se forma a los alumnos para mejorar sus oportunidades laborales.

Han sido muchas horas de formación de la mano de José María López Valdegrama, restaurador y profesor del curso, y aún quedarán algunas hasta el final del mismo, para analizar los errores que les permitirán, en el futuro, seguir creciendo para mejorar.

De momento, buen nivel en la competición que hace presuponer muy buenas oportunidades para estos restauradores en potencia.

 

Deja un comentario